Estrías en la espalda: cómo tratarlas y prevenirlas

Estrías en la espalda: cómo tratarlas y prevenirlas

Estrías en la espalda: cómo tratarlas y prevenirlas

Las estrías son esas líneas que aparecen en la piel de algunas zonas del cuerpo. Suelen surgir como resultado de un cambio, tanto por aumento como por disminución del volumen del cuerpo, y son igual de frecuentes tanto en hombres como en mujeres. Aunque no es la zona más habitual, en ocasiones aparecen estrías en la espalda. En este post te lo contamos todo sobre las estrías en la espalda y su prevención y tratamiento.

Estrías en la espalda: ¿qué tipos existen?

Las estrías aparecen cuando existe una rotura de fibras del colágeno natural de la piel, tras un cambio drástico del volumen, como ocurre en un embarazo o tras una gran ejercitación de un músculo en el gimnasio. Las estrías no suponen un problema para la salud, más allá de la cuestión estética.

Esta cicatrización es un proceso natural de la piel y las fases se presentan en su color:

  • Estrías rojas o moradas. Las estrías recientes son de tono rojizo, a veces amoratadas. Su color indica que acaban de aparecer. Es el mejor momento para tratarlas, para ayudar a su cicatrización.
  • Estrías blancas. Tras el tono rojizo, las estrías se aclaran, pasando por un tono rosado hasta blanquearse. Es como una cicatriz antigua: cuestan más de tratar, pero con dedicación también pueden mejorar.

Estrías en la espalda: posibles orígenes

Las estrías pueden observarse en cualquier tipo de piel y algunas zonas son más propensas que otras. Normalmente aparecen allí donde la piel es más fina, como en los muslos, las caderas, el vientre, o incluso en los brazos.

No es tan habitual que aparezcan estrías en la espalda, pero también pueden aparecer. Las causas más habituales son el aumento de grasa o la retención de líquidos, el embarazo, el aumento de la masa muscular, las hormonas en etapas como la adolescencia, y otros factores, menos conocidos, como las cremas corticoides y la enfermedad de Cushing.

¿Cómo prevenir las estrías en la espalda?

Para ayudar a prevenir las estrías en la espalda lo mejor es dar la hidratación necesaria a la piel, tanto por fuera como por dentro. Unos hábitos de vida saludables ayudan a prevenir múltiples enfermedades:

  • Bebe mucha agua. La alimentación aporta parte del agua que necesitas cada día, pero para una correcta hidratación se necesita más cantidad. Lo recomendable es beber entre litro y medio y dos litros de agua al día.
  • Vigila la comida. Eres lo que comes. Intenta comer acorde a la energía que consumes. Si tu alimentación incluye muchas grasas o azúcares, o si empiezas a retener líquidos, es más posible que aparezcan las estrías.
  • Haz ejercicio. Un ejercicio habitual moderado ayuda a mantener el equilibrio de tu cuerpo.
  • Protege tu piel del sol. Evita la exposición de la piel durante las horas de máxima radiación y un buen protector solar. 
  • No fumes. El tabaco afecta en los niveles de colágeno de la piel y baja su elasticidad, además de afectar negativamente a su hidratación.
  • Masajea tu piel. Los masajes en la piel, además de la hidratación que proporciona la crema o aceite usados, ayudan a mantener la piel sana, pues el movimiento activa la circulación y mejora la oxigenación de los capilares más superficiales.

¿Cómo tratar naturalmente las estrías en la espalda?

Inspírate en estas opciones para tratar tus estrías en la espalda o para hidratar tu piel, si aún no han aparecido. Recuerda que las cremas y aceites se aplican con movimientos circulares.  La piel con estrías necesita mucha hidratación.

  • Aceite de rosa mosqueta. Puedes aplicarlo directamente o mezclar unas gotas en tu crema hidratante.
  • Trofolastin antiestrías.
  • Woman Isdin antiestrías.
  • Suavinex crema antiestrías. 

Recuerda que no hay un método mágico para no tener estrías, pero la hidratación y el cuidado de la piel, además de una vida saludable, ayudan a prevenirlas y tratarlas. Las estrías en la espalda quizás sean antiestéticas, pero no olvides que si estás trabajando tu cuerpo pueden ser resultado del aumento y la definición de los músculos ¡así que alégrate! Tu esfuerzo ha dado resultados. Sin son por el embarazo, asómbrate de la capacidad de tu cuerpo para traer una vida al mundo y míralas con buenos ojos.

¡MIRA COMO CRECE TU BEBÉ!

Hemos diseñado una plantilla que te ayuda a realizar un seguimiento periódico del crecimiento de tu bebé, contrastado con los percentiles generales.









Deja un comentario