Guía sobre lactancia a demanda: deja que fluya

Guía sobre lactancia a demanda: deja que fluya

¿Cómo funciona el permiso por lactancia materna?

Habrás oído hablar mucho sobre la lactancia a demanda y seguramente ya sabrás que se basa principalmente en dar el pecho a tu bebé cuando lo pida, sin horarios ni pautas rígidas establecidas. Y así es, aunque en la práctica esta teoría se complica un poco. ¿Cómo identificar si tu bebé llora de hambre? ¿Y si se “mal acostumbra”? ¿Cómo saber si está bien alimentado, si a veces solo mama un par de veces y se vuelve a dormir? En este post te lo contamos todo sobre la lactancia a demanda.

Lactancia a demanda: la fisiología del bebé

Un bebé humano no se parece a un recién nacido de otros animales, pues no tiene huesos resistentes, ni capacidad para el autoabastecimiento hasta los 18 meses. Ser la especie más inteligente no nos hace independientes, precisamente, sino todo lo contrario. La mayor parte del desarrollo del cerebro del bebé se produce fuera del útero. Si no, el nacimiento sería inviable. Al nacer, los bebés esperan un “útero externo” (exterogestación) para terminar de desarrollarse. La piel y el contacto con su madre es el mejor medio para ello. Un bebé nacido a término tiene el instinto de mamar. Justo tras el parto algunos bebés han llegado a reptar hasta el pecho de su madre y se han “enganchado” a él. Esta es la razón por la que es tan importante que acerques a tu bebé al pecho, que esté pegado a ti, porque aún necesita tu cuerpo. Así también podrás percatarte mejor de cuándo necesita comer.

La clave: observar a tu bebé

Él o ella sabe cuándo necesita alimentarse y te lo hará saber. La lactancia materna a demanda no tiene horarios entre tomas, ni duración, ni se diferencia de día o de noche. Algunos bebés toman más veces por que maman menos en cada toma, por ejemplo. Los recién nacidos maman más despacio porque tienen menos fortaleza muscular, por lo que sus tomas son más largas. Según crecen, la duración de las tomas suele disminuir, porque son capaces de conseguir la cantidad de leche que necesitan en menos tiempo. Por la noche no es necesario despertar a tu bebé, si está sano y aumenta de peso progresivamente. Se despertará cuando necesite comer, pero es conveniente que los primeros días no esté más de tres horas sin comer, incluso por la noche. Además, el contacto del bebé al pecho aumenta la producción de leche, lo que en los primeros días/semanas es muy importante.

6 preguntas con respuesta sobre la lactancia a demanda

1 ¿Se puede organizar la lactancia materna?

Cada bebé es distinto, y cada mamá también. Tú eres quien puede concluir si sus movimientos o llanto son de hambre, pues no puede expresarse con palabras. Confía en tu intuición: lo irás sabiendo. Algunas mamás, ante la duda, ofrecen el pecho; si el niño mama aunque no tenga hambre, no pasa nada.
Aproximadamente a los 3 meses de lactancia a demanda ya podrás regular en cierta medida el momento de dar el pecho a tu bebé.
Cuando la lactancia a demanda esté bien instaurada, sabrás qué margen tienes para adelantar o retrasar la toma, y situarla en el mejor momento para ambos.

2 ¿Cómo se cuenta cada toma y cuántas veces toman al día?

La toma se considera al tiempo que pasa desde que tu bebé empieza a mamar hasta el inicio de la siguiente toma. En otras palabras, el tiempo que pasa entre que se pone al pecho y el momento en que se vuelve a poner al pecho. Si empieza a las 6 y a las 8, hace tomas “cada 2 horas”. Durante el primer mes el bebé acostumbra a hacer entre 8 y 12 tomas diarias. Puede que los bebés que toman lactancia artificial tomen menos veces, ya que la leche materna se digiere más fácilmente y por ello demandan más veces. Hasta que la producción de leche se regularice conviene practicar la lactancia a demanda, cuando el bebé lo pida, lo que normalmente será entre cada hora y media o 3 horas. Cada vez pedirá menos frecuentemente y será más predecible. Durante las primeras semanas es probable que por la tarde y noche demande más que durante el día. Y durante los primeros días puede que incluso haga tomas de una hora, o menos.

3 ¿Cuánto tiempo duran las tomas?

El bebé determinará el tiempo de duración de la toma. Si se le retira del pecho antes de que acabe, es posible que se quede con hambre, que no llegue a tomar la parte rica en calorías (es la que se encuentra al final de la toma), y que incluso se vaya reduciendo la producción de leche. La duración de las tomas dependen de la edad del bebé y de muchos otros factores, como si la lactancia está establecida, si el flujo es lento o rápido, si el bebé está colocado correctamente, si remolonea, si está dormido o distraído… Las tomas de los recién nacidos duran entre 20 y 45 minutos (hasta 20 min en cada pecho), y conforme crecen pueden vaciar cada pecho en entre 5 y 10 min.

4 ¿Cómo sé si tiene hambre?

Estas son algunas señales de que el bebé tiene hambre:
  • Mueve la cabeza de lado a lado.
  • Abre la boca.
  • Saca la lengua.
  • Se lleva manos y puños a la boca.
  • Frunce los labios como si succionara.
  • Restriega la boca contra tus pechos.
  • Tiene reflejo de búsqueda de pecho cuando se le acaricia la mejilla.
Cuando esté saciado empezará a hacer succiones lentas, se apartará o mostrará pérdida de interés por el pecho. Ahí puedes dar por finalizada la toma.

5 ¿Cómo tener en cuenta la alternancia de los pechos?

Para una buena producción de leche y evitar problemas de congestión en uno de ellos, es importante alternar entre ambos pechos y que al final del día el bebé haya mamado un tiempo parecido de ambos. Generalmente se recomienda ofrecer los dos pechos en cada toma, empezando la toma por el último pecho del que se alimentó, aunque algunos especialistas en lactancia materna recomiendan dar un solo pecho por toma, y alternar en tomas consecutivas. A veces el bebé tiene preferencia por uno de los pechos, pero es importante que los alterne para evitar congestiones en las mamas.

6 ¿Cómo sé que el bebé está bien alimentado?

  • Hace deposiciones muy a menudo.
  • Pañales mojados. Existe un patrón de pañal mojado: si el bebé tiene un día, 1 pañal mojado; dos días, dos pañales mojados, y así hasta el 6ª día, cuándo ya tendrá entre 6 y 8 pañales mojados al día.
  • La orina tiene un color pálido.
  • Se oye cuando mama.
  • Está tranquilo y relajado después de comer.
  • Aumenta de peso.
  • Los senos están más blandos después de la toma.
Con estas indicaciones, y sobre todo mucha paciencia y tranquilidad, seguro que tu bebé y tú disfrutaréis de una lactancia a demanda de calidad. Recuerda que es importante olvidarte del reloj para instaurar una buena lactancia a demanda, y que solo es cuestión de tiempo que se regularice y sea todo más previsible.

Deja un comentario