Renueva tu piel tras el verano: exfoliación o peelings

peelings-marro

Hace unos días que hemos dado la bienvenida  al otoño dejando atrás mi estación del año preferida, el verano. Todas empezamos el curso con nuevos propósitos y, por supuesto, uno de ellos es cuidar nuestra piel.

Durante el verano es cuando nuestra piel más sufre, debido a la exposición continua a las radiaciones solares en la montaña, playa o piscina. La acción del cloro de las piscinas o de la sal del agua del mar también afecta a nuestra piel y además descuidamos un poco nuestra alimentación. La epidermis aumenta su grosor y  todo ello se traduce en una piel más tirante, seca, deshidratada y con falta de luminosidad. Esto, junto a las manchas residuales después del verano son las consultas más frecuentes estos días en el mostrador de la farmacia.

Respecto a las manchas, dedicaré una entrada completa a las mismas en unas semanas, hoy nos centraremos en lo más básico, devolver el confort a nuestra piel.

Aunque parezca muy básico, os recordaré que el primer paso y más importante es la limpieza diaria de nuestra piel, cada una tenemos nuestros gustos y es conveniente elegir el limpiador que mejor se adapte a ellos y a nuestro tipo de piel: geles y espumas (piel mixta/grasa), aguas micelares (las hay para todo tipo de pieles), leches limpiadoras (piel seca)…

Como complemento a la higiene, muy importante durante todo el año pero sobre todo en esta época del año que nuestra piel nos pide SOS, es realizar una renovación celular de la misma mediante el uso de exfoliantes o peelings.

¿Qué es la exfoliación?

Es la eliminación de las capas más superficiales de la piel. Eliminamos células muertas de nuestra piel que quedan en la superficie conforme nuestra piel se va diferenciando y con ello conseguimos adelgazar el estrato córneo. También ayudamos a limpiar los poros con lo que evitamos su obstrucción. De esta manera nuestra piel estará mucho más lisa y  será mucho más permeable a los activos que apliquemos después.

¿Cuáles son los distintos tipos de exfoliación o peeling?

Exfoliantes o peelings mecánicos: con ellos conseguimos eliminar las capas más superficiales de la piel debido a la existencia de pequeñas partículas en su formulación que actúan por arrastre mecánico. Dichas partículas pueden ser:

  • De origen vegetal: polvo de hueso de melocotón, polvo de cáscara de almendra, piel de naranja…
  • De origen animal: cáscara de huevo o de crustáceos.
  • De origen mineral: arcillas y arenas.
  • De origen sintético: sílice, talco, microgránulos de polietileno, poliestireno, nailon…

Además de estas micropartículas, los exfoliantes mecánicos también incorporan en su formulación tensioactivos espumosos que tienen la capacidad de limpiar al mismo tiempo que se realiza la exfoliación.

Existen exfoliantes para los diferentes tipos de piel, es importante tener en cuenta que una piel sensible deberá utilizar un exfoliante suave y una piel más engrosada podrá utilizar uno más abrasivo.

Hay que aplicarlos sobre la piel limpia y húmeda realizando un suave masaje que nos ayudará también a mejorar la circulación sanguínea y después de unos 3- 5 minutos retiraremos con agua micelar o con nuestro limpiador habitual. Se deben realizar una o dos veces a la semana.

Os hago una pequeña recomendación, sólo de algunos de todos los que existen según el tipo de piel:

Piel sensible: Avene exfoliante suave purificante o Caudalie crema exfoliante suave.caudalie-exf-suave

Piel mixta-grasa: Bioderma Sebium gel exfoliante, Caudalie crema exfoliante desincrustante.

caudalie-exf-desincrbioderma-exf

Piel seca y gruesa: Abradermol de Sesderma, Martiderm exfoliante facial.

abradermol

No os aconsejo la exfoliación si tenéis rosácea, cuperosis o piel muy muy sensible.

Exfoliantes o peelings químicos: es otra forma de eliminar células muertas de las capas de la piel pero sin arrastre mecánico. Estos peelings incorporan en su fórmula sustancias químicas que suelen ser alfa-hidroxiácidos: ácido glicólico, láctico, cítrico, salicílico…

Los que podemos encontrar en las oficinas de farmacia y podemos aplicar en nuestra casa actúan a nivel de las capas más superficiales pero un poco más en profundidad que los exfoliantes mecánicos. Actúan disminuyendo la cohesión entre los corneocitos y reduciendo el espesor de la capa córnea. Se estimula así la regeneración celular dando un mejor aspecto a nuestra piel: alisamos arrugas, difuminamos manchas, aportamos luminosidad…

Estos peelings hay que aplicarlos sobre la piel limpia y seca, dejar actúar el tiempo indicado por el fabricante y después retirar con agua micelar o con el producto de limpieza habitual.

Como ejemplo de estos peelings,  os recomiendo Neostrata Citriate Home Peeling o Filorga Age Peel.

neostrata_citriate_home_peelingfilorga-age-peel

Algunos consejos más…

  • Los exfoliantes mecánicos los podemos incorporar a nuestra rutina de limpieza durante todo el año.
  • Los peelings químicos os recomiendo utilizarlos en épocas en las que no vamos a estar continuamente expuestos al sol, de hecho, ahora, después del verano es una buena época para realizarlos y renovar nuestra piel.
  • Pídenos siempre asesoramiento para que te ayudemos a elegir el mejor para tu tipo de piel y tu edad.
  • No olvidar nunca la aplicación de un fotoprotector solar FPS 50+ mientras estemos utilizando estos peelings, y ya de paso os recuerdo que el fotoprotector no debemos olvidarlo en todo el año. Es la mejor crema antiedad que podemos regalar a nuestra piel.
  • Y por último, es importante la aplicación de una mascarilla después de la realización de cualquiera de los peelings, la piel está mucho más receptiva y los activos penetran mucho mejor en ella.  También tenemos variedad de ellas para elegir: para pieles grasas, para pieles deshidratadas, para pieles apagadas, para pieles con el poro muy abierto…

¿Os ha gustado la entrada? En la próxima, hablaremos de manchas…

 

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito

Pregúntanos
1
¿Cómo te sientes hoy? ¿Alguna duda?
Hola! ¿En qué podemos ayudarte?
Powered by