Otitis en bebé: ¿cómo identificarla?

Otitis en bebé: ¿cómo identificarla?

Otitis en bebé: ¿cómo identificarla?

La otitis es una infección de oído muy habitual en bebés, sobre todo entre los 6 y los 11 meses y entre los 4 y los 5 años, aunque ninguna edad está exenta de esta infección. Cuando el bebé es muy pequeño no puede transmitir dónde le duele, pero si observas bien, verás unos comportamientos y situaciones características de la otitis en bebé, que te ayudarán a reconocer el problema. Te lo contamos en este post.

Tipos de otitis en bebé

Si te preguntas cuántos tipos de otitis en bebé existen, debes saber que pueden darse dos tipos de otitis:

  • Otitis externa y/o serosa (OSM). Es la más leve, y se produce generalmente en verano, por efecto de la piscina o el mar. Al ser una inflamación exterior produce menor dolor y el tratamiento es más fácil. El mayor inconveniente es que el bebé no podrá sumergirse en el agua durante unos días. Se trata con gotas, antipiréticos y/o analgésicos. En algunas ocasiones pasa sin enterarnos.
  • Otitis media aguda (OMA). Es la más delicada y suele surgir por la fisiología de los conductos nasales, generalmente tras un catarro y en época estival. Los mocos llegan al oído desde la nariz y ahí es donde la infección prolifera. Suele ser muy dolorosa, llegando en ocasiones a mostrar supuración amarillenta, por perforación leve del tímpano. Ante este tipo de otitis se recomienda el uso de antibióticos, además de analgésicos.

Otitis en bebé: ¿cómo detectarla?

A veces la otitis en bebé no cursa con fiebre ni provoca dolor, por lo que las otitis leves pueden pasar sin ser detectadas, sobre todo en bebés de pocos meses.

Pero, en la mayoría de casos, la otitis en bebé cursa con síntomas fácilmente reconocibles, como la fiebre, que el bebé está más molesto de lo normal, y que se lleva la mano al oído, llora y está irritable, sobre todo de noche. En ocasiones incluso puede supurarle un líquido acuoso o amarillento del oído.

¿Es frecuente la otitis en bebé?

La otitis es muy frecuente en bebés, e incluso con unos pocos años de edad. Aproximadamente la mitad de los menores de 2 años la han sufrido al menos una vez.

La otitis externa es muy frecuente en época estival, por infección del agua de la piscina o el mar. Los cuerpos de los bebés aún están formando sus defensas y esta delicada zona suele quedar afectada en algún momento. Más adelante sus defensas mejoran y se producen menos casos de otitis.

En el caso de la otitis mucosa, su causa es generalmente fisiológica y se reduce con el crecimiento del bebé. Cuando son muy pequeños su conducto nasal hacia el oído es más corto, ancho y horizontal, lo que complica el retorno y salida de los mocos, provocando un retroceso de estos, que llegan al conducto interno del oído.

¿Qué hacer si sospechas que tu bebe tiene otitis?

  • Si percibes alguna de las señales citadas y crees que tu bebe padece otitis, debes consultar a un profesional. Tu pediatra de confianza podrá valorar el caso y diagnosticar qué tipo de otitis padece, para darte las mejores indicaciones clínicas.
  • Si es una otitis externa seguramente se resuelva con antipiréticos y analgésicos, y en unas horas notarás la mejoría.
  • En otros casos se recetan unas gotas más algún antiinflamatorio, para acelerar la mejora.
  • Si necesita antibiótico no olvides terminar el ciclo completo, aunque mejore antes, pues así evitarás resistencias futuras a los antibióticos, por parte de tu bebé.

Otitis en bebé: Recomendaciones

  • Si tras 48 horas de tratamiento no hay mejoría, o se agravan los síntomas, ve a que le revisen nuevamente. Si tiene roja la parte posterior de la oreja es posible que se haya complicado en una mastoiditis.
  • Recuerda que un oído rojo no es sinónimo de otitis. En muchos procesos catarrales normales se enrojecen las mucosas, sin que ello signifique que se trata de una otitis.
  • Evita la automedicación con antihistamínicos, descongestivos y mucolíticos. En el caso de la otitis del bebé, sólo el médico puede valorar la utilidad de estos medicamentos. No siempre más es mejor.
  • Si tu bebe presenta hasta 3 episodios de otitis en menos de seis meses, o 4 en un año, es recomendable que consultes con un otorrinolaringólogo, para valorar si es conveniente realizar una intervención para facilitar la salida de los mocos (tubos de timpanostomía), o recurrir a la administración de la vacuna del neumococo.
  • No existe una forma de prevenir la otitis en bebé, pero algunas buenas precauciones son una buena higiene nasal con lavados y la retirada del chupete, que algunos estudios indican que podría tener relación.
  • No se recomienda el uso de bastoncillos de orejas en bebé, pues puede favorecer infecciones, dado el diminuto tamaño de los oídos y que pueden empujar la cera. Como medida de higiene habitual, retira la cera que asoma, la que se ve y es sobrante, nunca la interior, que sirve de protección. Recuerda mantener los bastoncillos en un lugar de difícil acceso, pues a veces, por querer imitarnos, los que son un poco más mayores pueden hacerse daño.

Como ves, la otitis en bebé es una infección que suele cursar sin complicaciones, cuyos síntomas mejoran significativamente en un par de días. Es un proceso natural del cuerpo, que está aprendiendo a defenderse de diferentes bacterias o virus. Ten paciencia y dale mucho mimo a tu bebé, pues no es grave pero es molesta e incómoda.

¡MIRA COMO CRECE TU BEBÉ!

Hemos diseñado una plantilla que te ayuda a realizar un seguimiento periódico del crecimiento de tu bebé, contrastado con los percentiles generales.









Deja un comentario