La importancia del cuidado del suelo pélvico en embarazadas

La importancia del cuidado del suelo pélvico en embarazadas

ÍNDICE

El suelo pélvico en embarazadas requiere de un cuidado especial desde el primer día. Es importante establecer una rutina para ejercitarlo y fortalecerlo tanto en el embarazo como en el post parto.

¿Sabes qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico es el  conjunto de músculos y ligamentos cuya función es sostener la parte inferior del abdomen donde se encuentran diferentes órganos como la vejiga, la uretra, la vagina que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior.

Durante el embarazo y también en el momento del parto el suelo pélvico se debilita tanto por el peso del bebé como por algunas hormonas que provocan laxitud en estos músculos. Los pujos que ayudan a que el bebé salga al exterior hace que toda la zona sufra también una gran distensión.

Consecuencias de un suelo pélvico debilitado en embarazadas

  • Escapes de orina al realizar pequeños esfuerzos físicos como toser, estornudar, etc.. En este post detallamos más sobre este tema.
  • Dolor en las relaciones sexuales.
  • Pérdida del control de los gases y a veces, incontinencia fecal.
  • Prolapso uterino.

¿Cómo cuidar el suelo pélvico durante el embarazo?

El principal objetivo es prevenir la pérdida de elasticidad del mismo. Es importante la preparación para el momento del parto. Toda la musculatura debe estar fuerte para que no se debilite ni sufra ninguna lesión en el momento de los pujos o en el expulsivo. De esta manera evitaremos o minimizaremos los problemas posteriores enumerados anteriormente.

Es importante que un profesional valore el estado de los músculos de la zona, la resistencia y elasticidad de los mismos y asesore a la embarazada de manera particular.

Aspectos importantes para fortalecer el suelo pélvico durante el embarazo.

  1. Ejercicios de Kegel: lo ideal es hacerlos con la ayuda de un fisioterapeuta especializado que nos guíe en la realización de los mismos. Son ejercicios enfocados a fortalecer toda la musculatura del suelo pélvico de la embarazada. Consisten en diferentes series donde se contraen y relajan los músculos a la vez que respiramos. El tiempo se va aumentando de forma progresiva. 
  2. Masaje perineal: es una técnica de masaje que aumenta la elasticidad de los músculos del perineo. Se favorece a su vez el riego sanguíneo en esa zona. Nos ayudará a prevenir desgarros y una posible episiotomía. Lo realizaremos con un aceite de almendras o de rosa mosqueta. Una vez aprendida la técnica puedes realizarlo tú misma o con la ayuda de tu pareja. Lo ideal es empezar sobre la semana 33-34 de gestación.

Otros consejos

  • Realizar una dieta rica en fibra que evite el estreñimiento en la medida de lo posible.
  •  Beber un litro y medio o dos de agua al día.
  • Evitar las bebidas diuréticas y con gas.

Cuidado del suelo pélvico después del parto

El cuidado del suelo pélvico tras el parto es crucial. Toda la musculatura habrá sufrido una distensión  durante el expulsivo y en algunos casos es normal haber sufrido algún desgarro. Leves pérdidas de orina o sensación de no poder controlar la micción, escape de gases, dolor en las relaciones sexuales…son algunos de los síntomas que aparecen en los meses posteriores a dar a luz.

Es muy importante (al igual que en el embarazo) que un profesional haga una valoración personalizada del estado del mismo. 

Consejos generales

  • Evitar cargar pesos ya que desestabilizan la musculatura que está tan débil en ese momento.
  • Evitar el estreñimiento y los grandes esfuerzos a la hora de defecar. Podemos utilizar un pequeño escalón donde colocar los pies y que nos favorezca la postura para dañar la musculatura lo menos posible.
  • Dieta rica en fibra y beber 2 litros de agua diarios. 
  • Empezar con ejercicios de Kegel, suaves, aumentando la frecuencia de forma progresiva.
  • Cuando el profesional que nos guíe el proceso lo considere oportuno podremos empezar a realizar ejercicios hipopresivos para ir fortaleciendo también la musculatura del abdomen.

Deja un comentario