“EFECTO REBOTE” DEL ACNÉ

acné

¿El acné mejora en verano?, ¿debo de usar algún fotoprotector especial?, ¿por qué después del verano mi  acné empeora y las cicatrices de mis granitos son más visibles?…Son algunas de las preguntas que como farmacéuticos se nos plantean durante la etapa estival en los mostradores de nuestras farmacias. Hoy os daré respuesta a estas dudas que generan tanta controversia.

El acné es una afección de la piel que cursa con inflamación de las glándulas sebáceas con la consiguiente obstrucción de los poros, aumento de la producción de grasa y aparición de diferentes lesiones en la piel. Existe una bacteria llamada Propionibacterium acnes, que tiene predilección por las zonas ricas en glándulas sebáceas y por tanto está implicada en el proceso inflamatorio del acné.

Durante el verano, las pieles con un acné leve-moderado mejoran su aspecto.  ¿A qué es debida esta mejoría?

Tanto el sol, como la sal del agua del mar y el cloro de las piscinas “secan”  en cierto modo la piel reduciendo la proliferación de la flora bacteriana y en concreto de la bacteria P.acnes produciendo una mejoría del acné inflamatorio.

¿Qué es el famoso “efecto rebote”?

Esta “mejoría” es  engañosa, ya que cuando el verano acaba, el acné empieza a empeorar y a esto es lo que llamamos “efecto rebote”. La radiación solar hace que aumente el grosor de nuestra piel (mecanismo de defensa) lo cual favorece la obstrucción de la glándula sebácea.

¿Y la hiperpigmentación postinflamatoria?

Son manchas oscuras que aparecen en las zonas donde ha habido inflamación, en este caso, en las áreas donde ha habido acné.  Como respuesta a la inflamación producida por el acné en nuestra piel, ésta genera melanina, pigmento responsable de dar coloración a nuestra piel y cabello. Esta producción de melanina en exceso oscurece la zona ya lesionada dejando las famosas marcas de acné una vez desaparecida la inflamación. La radiación solar, como ya sabéis, activa por ella misma la producción de melanina por lo que es muy importante usar un buen fotoprotector solar que nos ayude a evitar estas lesiones residuales que causan un problema estético en nuestra piel.

Si tengo acné, ¿puedo usar cualquier fotoprotector?

No.  Una piel con acné tiene unas necesidades especiales, no basta sólo con usar factores de protección elevados. Estas pieles requieren el uso de un fotoprotector con una formulación adecuada.

Es importante el uso de fotoprotectores  oil free, libre de grasas y aceites en su composición y a poder ser libre de emulsionantes PEG .

Y no olvides…

  • Limpieza diaria de la piel con un producto adecuado. Es el paso fundamental en un tratamiento anti-acné.
  • Exfoliar la piel una o dos veces a la semana siempre que no exista mucha inflamación y aplicar una mascarilla específica.
  • Hidratación diaria con tu producto habitual.
  • Utilizar un maquillaje adecuado a tu tipo de piel.

 

 

 

Deja un comentario